OCLUSIÓN DENTAL / ATM

Una mala oclusión dental conlleva a una sobrecarga biomecánica del implante y sus componentes, propiciando un fracaso a medio o largo plazo. Controlar todos los parámetros se hace indispensable para disfrutar de unos implantes sanos.
Oclusión dental - Clínica Dental Roca Santiago - Fuengirola- Málaga

¿QUÉ ES LA OCLUSIÓN DENTAL?

El punto de partida para cualquier tratamiento oclusal, es la R.C. y si nos perdemos, debemos volver a ella y respetarla al conectar nuestra prótesis a los implantes.

De todas las posiciones mandibulares, la R.C. es la única que conduce a una armonía fisiológica del sistema, con las menores fuerzas ejercidas sobre A.T.M., músculos, ligamentos, dientes, periodonto e interfase hueso-implante.

La prótesis sobre implantes, no debe impedir, que los cóndilos sean posicionados libremente por los músculos y los ligamentos hacia la posición más relajada en su cavidad glenoidea.

Se puede afirmar, que al buscar el mantenimiento de la armonía del sistema estomatognático y la larga vida de la prótesis sobre implantes, lo primero que hay que pensar no es en la oclusión, sino en la desoclusión, y para ello son los dientes anteriores y su correcto acoplamiento, los mejor preparados. Puesto que, sin ésta condición, no podrán existir desoclusiones posteriores, sin las cuales se pueden presentar episodios de parafunciones con las tensiones y sobrecargas hacia los implantes.

De esta manera, los dientes anteriores protegen a los posteriores durante los movimientos excursivos de la mandíbula, puesto que son ellos los únicos que deberían idealmente entrar en función.

Los dientes posteriores van a proteger a los anteriores durante el cierre de la mandíbula. El número de raíces de los molares, su distribución, el hueso en el cual se encuentran, la superficie oclusal y la menor propiocepción, hacen que esto sea posible y hasta lógico.

Cuando instalamos prótesis sobre implantes, tenemos implantes con menor superficie, menor altura-anchura ósea, peor distribución y una superficie oclusal similar a la natural. Todo esto debe ser tenido en cuenta en nuestra planificación, aumentando el número de implantes el diámetro o ambas cosas. Mejorando su distribución y ferulizándolos para compartir esfuerzos y recordando que no tenemos mecanismos propioceptivos protectores, con lo cual el paciente suele morder con más fuerza, y “sin sentir tanto lo que hace ”.

Al no tener presente los parámetros oclusales en las rehabilitaciones implantológicas podemos tener consecuencias debido a la sobrecarga biomecánica como son:

  • Fracaso temprano, a medio o largo plazo del implante.
  • Pérdida temprana de hueso de la cresta, pérdida de hueso a medio o largo plazo.
  • Aflojamiento de tomillos (del pilar y de la cofia de la prótesis).
  • Descementado de la prótesis.
  • Fractura de los componentes (fractura de la porcelana, fractura de la prótesis).
  • Enfermedad perimplantaria (por pérdida de hueso).

PRUEBA NUESTRO MÉTODO

PRIMERA CONSULTA GRATUITA, PIDE CITA: 952 58 36 83.

O si prefieres puedes rellenar el formulario y nosotros nos pondremos en contacto contigo.